Saralilian Llizarraga

AL INSTANTE 09:46 Así reseñó la prensa mundial las medidas económicas de Maduro 09:42 Hoy debaten en la AN sobre la producción nacional y crisis eléctrica 09:37 San Diego invita a Carlos Asuaje, criollo 139 en el spring training 09:33 Demanda a Justin Timberlake por supuesto plagio 09:32 Aníbal Sánchez: “Trato de dejar las lesiones en el pasado” 09:25 ReFlex, el prototipo de un smartphone flexible 09:12 Daniella Cabello celebró el aniversario de Con El Mazo Dando 09:07 Reguetonero puertorriqueño fue condenado a 17 años de cárcel 08:56 Hoy se celebra el día Internacional del Síndrome de Asperger 08:55 BCV: Inflación acumulada de 2015 fue de 180,9% 08:47 Henrique Capriles: “A Maduro hay que revocarlo este año” 08:46 Anuncio de medidas económica no frenaron colas por comida 08:43 Imágenes revelan duros insultos que recibió Cristiano Ronaldo en Italia 08:43 Ryan Reynols habló sobre su desnudo en Deadpool 08:30 Eritza Liendo: “El arte siempre es un elemento de salvación” 08:22 Diosdado sugiere que El Nacional y La Patilla “pagaron” para aprobar … 08:19 Padre de Leopoldo López: Mi hijo no descarta optar a la presidencia de … 08:17 Avenida Sucre de Catia amaneció con pancartas a favor de liberación de … 08:16 El Tiempo: Maduro sube precio de gasolina y devalúa aún más su moneda 08:14 Antonio Rivero: Militares se preparan para una transición de gobierno 08:10 Investigarán vínculos de Merentes, Cabello y Rafael Ramírez en caso del … 08:00 Saquearon camión que transportaba cervezas en Anzoátegui 07:56 El Nuevo Herald: Hijo de diplomático venezolano enfrenta cargos por homicidio 07:53 Rafael Ramírez será investigado por corrupción de más 7 millardos de dólares 07:42 Nobel polaco que aboga por López es acusado de haber sido espía del régimen … 07:38 El presidente Obama viajará a Cuba “en las próximas semanas” 07:30 Lo que aprendí sosteniendo un cerebro humano en mis manos 07:16 Henri Falcón: Los anuncios del presidente son para resolver el déficit fiscal 06:53 Siempre con la libertad 06:52 Vecinos de Catia tienen más de 10 días sin agua 06:46 “Esperanza” el mensaje enviado por los venezolanos a Leopoldo López 06:37 Diosdado Cabello aseguró que Maduro “no va a renunciar” 06:32 Qué son y qué implican las 5 medidas económicas anunciadas por Maduro 06:22 Inameh prevé este jueves cielos despejados sin lluvias en gran parte del país 05:00 Resorts de Jamaica listos para Semana Santa 05:00 Santo Domingo tendrá un Hard Rock Hotel & Casino en 2017 12:09 Las hermanas Braun llegan a Valencia Por Partida Doble 12:05 Al “Retrato crítico” de Rafael Caldera 12:01 Comisión de Contraloría investigará desfalco de más de 7.000 millones de dólares 12:01 En menos de 15 días se agotará el dinero para universitarios Al “Retrato crítico” de Rafael Caldera… Por: Andrés Caldera Pietri

Los numerosos escritos y conferencias, con ocasión del centenario del nacimiento de Rafael Caldera están sirviendo para el reencuentro con los principios, valores y prácticas democráticas que hicieron posible los cuarenta años de república civil.  Continue reading

Rafael Caldera…Por: Joel Rodríguez Ramos

El domingo pasado, 24 de enero, se cumplió el primer centenario del nacimiento del ex presidente Rafael Caldera. Figura pública de primerísima importancia en la historia del siglo XX venezolano. Y como no hay figura pública cuyos actos no sean controvertidos, los de Caldera también lo fueron y lo siguen siendo. Continue reading

Discurso del Diputado Luis Barragan en plenaria de la Asamblea Nacional con motivo de apoyar el acuerdo de en homenaje al Centenario del Natalicio del Presidente Rafael Caldera

CENTENARIO DE RAFAEL CALDERA
Sesión AN, 26/01/2016

(PRESIDENTE DIPUTADO RAMOS ALLUP).- Tiene la palabra el diputado Luis Barragán.
(DIPUTADO BARRAGÁN).- Señor Presidente, colegas parlamentarios:
Es motivo de complacencia para la sociedad democrática, celebrar el centenario de uno de los constructores fundamentales de la democracia venezolana y continental. Rafael Caldera es un aporte de Venezuela a la democracia universal, por la fortaleza de sus convicciones, por la postura de sus ideas y por las consecuentes actitudes que asumió en la vida, y constituye una lección de pedagogía para la coincidencia y aún para la discrepancia, favorable a las nuevas generaciones. Continue reading

Caldera ilustrado… Por: Luis Barragán

Hemos buscado infructuosamente, la primera ilustración que se hizo de Rafael Caldera en la prensa venezolana, incluyendo a los medios que lo adversaron tempranamente. Por ejemplo, revisamos la colección de Fantoches (Caracas), entre octubre de 1937 y febrero de 1938, faltando algunas ediciones de la cuidadosa encuadernación de la hemeroteca de la Academia Nacional de la Historia, presumiendo que la célebre reacción de los uneístas frente a  Leoncio Martínez (Leo) tuvo por origen el trazo, pero – hasta ahora – luce seguro un texto que tuvo por epicentro el término “efebo”.

La referencia humorística, por cierto, no necesariamente asociada a las ilustraciones (voz que preferimos antes que caricaturas), contó con una magnífica y generosa veta en el yaracuyano y, un primer vistazo a la vieja prensa, revela las naturales etapas en las que reflejaron su personalidad. Propio del oficio, las hay definitivamente figurativas y, otras, más abstractas, dependiendo – por supuesto – de aquellos elementos que lo emblematizaron, según la polémica política en boga. Continue reading

De socialcristianos para socialcristianos Una reflexión entre nosotros

Entre nosotros, porque se cumplen 100 años del nacimiento de Rafael Caldera y, significativamente, también 80 de la fundación de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) y 70 de la fundación del Partido Social Cristiano Copei. Cien años, y muchos le hemos dado impulsiva e injustamente la espalda al largo y profundo significado  de las luchas de Rafael Caldera por Venezuela, sin comprender que así dañamos nuestra propia identidad. Es hora de hacer justicia. De poner las cosas en su lugar.
Sí, es una reflexión entre nosotros, militantes, simpatizantes, colaboradores, seguidores y amigos, que, durante muchos años, compartimos el orgullo de formar parte de una fuerza política que, guiada por el responsable y poderoso liderazgo de Caldera, contribuyera a garantizar la vigencia de la democracia en Venezuela, al postular los valores del pensamiento socialcristiano.
No se trata de celebrar el centenario de su nacimiento por afecto a su persona, sino porque recordar su obra –así como la de Rómulo Betancourt y de otros políticos venezolanos– es reivindicar lo mejor de nuestro pasado democrático; es reivindicarnos a nosotros mismos, reivindicarnos como pueblo. Es un acto, en fin, que confronta de manera natural el infausto despropósito de quienes gobiernan nuestro país en esta hora aciaga.
Algunos podrían sostener que sería muy temprano para intentar apreciar desapasionadamente la importante obra de Rafael Caldera. Han pasado, dirían, muy pocos años desde su desaparición física y aún el tamiz del tiempo no ha cernido, suficientemente, su figura de las inevitables y grandes controversias que acompañan a los hombres cuyas decisiones afectan la vida de los pueblos. Tal vez sea verdad, pero la hora que vive nuestro país nos impone apresurar el paso para rescatar y valorar  lo esencial de su labor de entre las brumas de muchas decisiones polémicas. A alguna de ellas haremos, sin embargo, necesaria e ineludible referencia.
Sí, entre nosotros, que parece que hemos olvidado la significación histórica de las consecuencias de la decisión de Caldera de iniciar a la muerte de Juan Vicente Gómez –y actuando tanto contra poderosos enemigos como contra el pesimismo de los amigos– la construcción de una opción política que llegaría a su tiempo a  postular el valor de cada ser humano, la solidaridad, la pluralidad; que promovería el bien común, la lucha permanente por la justicia social, la perfectibilidad de la sociedad y el carácter subsidiario de la acción del estado. Una fuerza que volcaría en el torrente de nuestro devenir de pueblo nada más y nada menos que los valores esenciales y permanentes del humanismo cristiano.
No fue fácil. Todo comenzó cuando Caldera y un puñado de jóvenes estudiantes, que no superaban los 20 años de edad, fundaron en el año 1936 la Unión Nacional Estudiantil (UNE) –simiente del Partido Socialcristiano COPEI– para enfrentar el radicalismo izquierdista de la Federación de Estudiantes de Venezuela y comenzar a abrirle paso a  otra visión de la política en Venezuela.
Luego, como en un enjambre, comenzamos a crecer y nos fuimos sumando en distintos tiempos y lugares para llegar a ser decenas, centenares,  miles y millones.
Y fueron una persona misma el joven Caldera, cultor de Andrés Bello en 1935, el de la primera Ley del Trabajo de 1936, el del apoyo a la reforma de la legislación petrolera de 1943 y el defensor del voto para la mujer en 1944. Caldera, el autor de la tesis doctoral titulada libro de Derecho del Trabajo de 1939 y el  profesor de dicha materia en la UCV por más de veinte años. El hombre que en 1945 apoyó la creación de un sistema de gobierno basado en el voto universal, directo y secreto proclamado por la Revolución de Octubre. Que fue un actor principal en la Asamblea Constituyente que aprobó la Constitución de 1947 e igualmente en el Congreso Nacional que, 1961, dotó al país de la Constitución de más larga vigencia hasta ahora conocida en nuestra historia republicana.
Caldera, el hombre que en ese mismo año de 1947, con 31 años de edad, es postulado por primera vez a la Presidencia de la República y conquista el segundo lugar contra el maestro Rómulo Gallegos.  Caldera, el opositor severo al gobierno de Acción Democrática que se había radicalizado y sectarizado después de su triunfo en las elecciones del 46 y el 47.
El político que no cedió ni un ápice durante los años de la dictadura perezjimenista. Que clamó públicamente en 1952 contra la existencia de “Guasina”, el campo de concentración creado en el Delta del Orinoco para opositores al régimen militar.
El Caldera del histórico acuerdo con Rómulo Betancourt y Jòvito Villalba, después de la caída de la dictadura,  firmado el 31 de octubre de1958 en su propia casa caraqueña, de nombre “Puntofijo”, con el que se inició el período de paz, libertad y progreso social más prolongado que haya conocido nuestra historia.
El Rafael Caldera que, en los años sesenta, sostuvo la democracia contra los varios intentos de derrocar a los legítimos gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni. El de la lucha contra la subversión patrocinada por la Cuba de Fidel y el Caldera que después fue entre otras muchas cosas el Presidente de la justa y exitosa política de pacificación.
El Caldera del lenguaje de altura, profundamente respetuoso de todas las personas y, en especial, de los opositores a sus gobiernos. Reconocido por su integridad personal, por el ejemplo de su familia, junto a su esposa Doña Alicia Pietri, animadora de diferentes  iniciativas a favor de la infancia y, en particular, el emblemático Museo de los Niños.
El Dr. Caldera, de profunda y permanente vocación social, quien en gesto excepcional e inédito, fue invitado en 1987 por el Papa Juan Pablo II al Vaticano para hablar ante el Colegio Cardenalicio en la conmemoración de los veinte años de la encíclica “Populorum Progressio” (Sobre el desarrollo de los Pueblos”).
Todo eso, y mucho más de la obra de Caldera, parece habérsenos olvidado por la controversia desatada posteriormente a su decisión de  “soltar” a Chávez. Y decimos posteriormente, porque fue después, solamente después de que el Chávez en el poder comenzara a mostrar el funesto talante de su gobierno, cuando se hizo urgente encontrar un culpable de lo que estaba ocurriendo.
Ciertamente muchos de los que lo habían apoyado y elegido presidente comenzaron a buscar a un responsable sobre quien arrojar la culpa de su equivocada decisión y, como se hacía en algunos pueblos de la antigüedad, buscaron y encontraron en esa decisión de Caldera, al chivo de su expiación promoviendo algunos de ellos abiertamente y otros de manera solapada,  una infamia simple y conveniente: Caldera es el único culpable de todos lo males que le han hecho al país Chávez y su inepto sucesor y, desgraciadamente, muchos de nosotros hemos compartido en algún momento o medida esa iniquidad.
Es cierto que Caldera dictó el sobreseimiento de Chávez cuando la popularidad de éste no llegaba a 4 puntos en las encuestas y que también lo hizo para veinte militares más incursos en la misma causa. ¿Quién no le pidió entonces a Caldera esos sobreseimientos? Lo solicitaban públicamente numerosos sectores, medios de comunicación y muchas personalidades que incluso ahora, por cierto, lo disimulan. Sí, lo “soltó”, porque seguramente de buena fe creyó que era así como se podía conjurar la amenaza cierta que su rebelión había implicado e implicaba para nuestra ya fatigada democracia.
Esa acción de Caldera fue, sin duda, consecuente con su idea de pacificar y de someter al juicio de la democracia a quienes la amenazaran desde posiciones y conductas radicales. Actuó convencido, como lo hizo siempre, de que era lo mejor para su país.
¿Que Caldera se equivocó?… ni él ni nadie podía adivinar el futuro y, menos aún, que serían millones los venezolanos que después elegirían a Chávez Presidente, sin tener tampoco el don de predecir el porvenir y que, por supuesto, no podían imaginar el daño que le harían Chávez y su  heredero a nuestro país.
Ha llegado para todos nosotros, por imperativo de la agobiante realidad que estamos viviendo, la hora de rescatar el legado de Rafael Caldera, de limpiar la hojarasca que nubla su nombre, de recuperar el respeto que siempre nos inspiró para, respetándolo a él,  respetarnos a nosotros mismos y redimir su nombre de una carga que en justicia no le pertenece y que tampoco nos pertenece a nosotros. Es el tiempo de sumarnos al esfuerzo de permear de nuevo nuestra sociedad con los valores del socialcristianismo que encarnó Rafael Caldera durante toda su vida, y de levantar la cabeza para reconstruir la fuerza de la que en el pasado nos sentimos orgullosos.
Para finalizar esta reflexión y apelación entre nosotros, recordemos algunos  versos del poema que escribió Antonio Machado a Un olmo seco:
antes que te descuaje un torbellino 
y tronche el soplo de las sierras blancas; 
antes que el río hasta la mar te empuje 
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera 
la gracia de tu rama verdecida. 
Mi corazón espera 
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.
Comisión Centenaria… Caldera 100 años después
Elías López, Abdón Vivas Terán,  Paciano Padrón, Oswaldo Álvarez Paz,  Naudy Suárez, Adonis Dager, Flora Aranguren, Luis Barragán, Nelson Oxford, Luis Ignacio Planas, Sergio Urdaneta, Rubén Dario Jiménez, Macky Arenas, Douglas Estanga, Nelson Hamana, Werner Corrales, Saralilian Lizarraga.